ANE

La falsa sensación de control que tienen los adictos al juego también les afecta a la hora de tomar otras decisiones

Noticia   •   oct 10, 2014 09:00 CEST

Los jugadores compulsivos se caracterizan, entre otras cosas, por desarrollar una fuerte ilusión de control. Una investigación en la que participa la UNED ha revelado que esta tendencia a sobrestimar las relaciones de causa-efecto podría condicionar otros aspectos de su vida cotidiana, y no únicamente aquellos relacionados con el juego patológico.

La ilusión de control es un término acuñado en psicología para describir la tendencia a creer que podemos influir sobre ciertos acontecimientos que, en realidad, son incontrolables. Se trata de un fenómeno común y ocurre más a menudo de lo que imaginamos. Sin ir más lejos, cuando alentamos con euforia desde casa a nuestro equipo de fútbol creyendo que nuestros ánimos van a ayudarle a ganar.
Ahora bien, los jugadores patológicos son especialmente vulnerables a este tipo de correlación ilusoria, y tienden a sobrevalorar la relación entre su comportamiento y el resultado obtenido, sobre todo durante el juego.
La investigación, llevada a cabo conjuntamente por investigadoras de la UNED y la Universidad de Deusto, pretendía esclarecer si este colectivo manifiesta esta conducta por encima del resto también en otras situaciones que no sean las propias del juego.